Defendiendo los álbumes de toda la vida

Hace años, lo que más te entusiasmaba después de un viaje, era ir corriendo a revelar los carretes de mi compacta para ver las fotos de esas vacaciones y empezar con el nuevo álbum que adornaría mi estantería.

Pero con la compra de mi primera cámara digital comenzó el declive. Tras echar un ojo a las fotos que había hecho, editar algunas de ellas para mejorarlas, luego nunca me acordaba de ir a imprimirlas. Qué más daba!!, si  siempre las podía ver en mi ordenador.

Craso error: como mucho volvería a verlas cuando alguien me las pidiese o cuando tuviera que hacer una copia de seguridad de mi disco duro.

No obstante, cada vez que estoy de visita en casa de mis padres, me encanta volver a ver aquellas fotos, amontonar álbumes y ojearlos tranquilamente en el sofá del salón.

Por eso, hoy defiendo la práctica del álbum después de las vacaciones:  las tardes de pegamento y tijeras, seleccionando, recortando, ordenando y lo más importante, recordando los buenos momentos, las anécdotas, lo compartido..

Y es que no hay cosa que más de guste que recordar algo que ya pensaba haber olvidado.

Encantada de leer tus comentarios. Déjalos aquí..

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close